Ella callaba

Relatos sobre experiencias (vividas, soñadas, deseadas...) de bdsm

Ella callaba

Notapor Muad_did » Sab Dic 26, 2015 1:43 pm

(Es un texto que escribi hace tiempo donde desee insinuar el BDSM, aunque esta presente como telon de fondo :ugeek:)

Cuando abrí la puerta ella ya estaba allí; encadenada al radiador miraba el suelo sin prestarme las mínima atención. Mi cerebro tardó unos segundos en proyectar como verdad la imagen ante mi, la mujer desnuda atada frente a mí.

Era bella sin ser hermosa, sus facciones no hubieran levantado a troya para defenderla, pero sin duda habrían sacado mas de una mirada al cruzar la calle, con un cuerpo proporcionado, sano y cuidado, por lo evidente, depilado y no tatuado. Su larga melena negra había sido recogida en una intrincada trenza que caía entre sus pechos, ligeramente despeluzada, como si hubiera sido hecha muchas horas atrás. Su única vestimenta era un grueso collar de cuero curtido del que pendía la cadena que la retenía al radiador, a muy poca temperatura para su suerte.

-¿Estás bien?... ¿te han atacado?... -titubeé en mi estupor acercándome a ella-. ¿Me oyes?

No hizo signo alguno de sentirse aludida, continuó mirando al mismo punto del suelo. Me arrodillé junto a ella y le toqué el hombro. El ligero contacto pareció electrizar su piel y su rostro se giró hacia el mío. Su mirada limpia no transmitía más que una innegable resignación, abrió su boca y sobre su brillante lengua relució la pequeña llave.

-¿Es la llave de la cadena? -pregunté extrañado, en mi mente se habia formado la idea de un secuestro frustado o una retorcida broma de despedida de soltera- ¿Por qué no te has liberado entonces?-

Ignoró nuevamente mis palabras, ante mi desespero alargué la mano hasta sentir el tacto de su cálido aliento, la retiré al tocar sus labios; poco a poco gané valor y repetí mi movimiento, esta vez tomé la pequeña llave entre mis dedos, que quedaron húmedos por su saliva.

Me agaché y liberé la cadena intentando sin éxito no tocar su cuerpo desnudo. Cuando tuve la cadena en mi mano se levantó, casi caí al suelo de la impresión, ella quedó así mirándome casi sin pestañear. Logré levantarme y le indiqué la cadena.

-Ya eres libre... ¿quieres que llame a la policía? -pregunté-, ¿a tu familia?... -ella continuaba allí parada ante mí-. Entra y tómate algo, quizás te ayude -le ofrecí como última solución, pues su presencia frente a mi puerta no sería mi mejor publicidad entre el edificio, y no dejeaba de mirar a ambos lados buscando la cámara oculta-

A estas alturas la idea de que sufriera un shock estaba afianzada en mi mente. Me siguió dócil al interior y tras sentarla en el largo tresillo fui corriendo a buscar una fina manta con la que cubrí sus curvas.

-Ahora estarás mejor -le aseguré, aunque no hizo gesto alguno por cubrirse.

Su silencio me desesperaba. Pasé el resto de la tarde intentando convencerla. Al poco tiempo fue evidente que no estaba bajo el efecto de ningún shock; entendía mis palabras perfectamente, sencillamente se negaba a contestarme. Incluso había rechazado mi ayuda cuando intenté quitarle el collar con una mirada cargada de ofensa.

Finalmente tomé mis cosas y me marché al trabajo, dejandole en la mesa varios billetes y ropa limpia. Cuando regresé confiaba en que se hubiera ido ya, recuperada la sensatez, pero seguía allí, en el mismo lugar en que la había dejado, incluso hubiera jurado que en la misma posición.

Le grité, le supliqué, pero seguía ignorando mis palabras. Finalmente, movido por la inconciencia de la desesperación la arrojé sobre el somier y la despojé de la manta. Sentía bajo mis manos la suavidad de su carne y su aroma me golpeó con fuerza los sentidos.

Reaccionó... me miró, y en su mirada el deseo y el miedo se entrecruzaban. ¿Quién era esta mujer?... me aparté un paso de su cuerpo y me maldije a mí mismo. Pero entonces la expresión de su rostro cambió, se cubrió de decepción y desdén...

El sentimiento que me había nublado segundos antes volvió a mí, me sentí juzgado y rechazado por ella, amplificado por el despreció que en sus ojos contemplaba, y tomó control de mi ser. La besé, la besé con más ansia que la que jamás había creído capaz en mí, mordí su carne, palpé sus pliegues, llevando mis dedos a su sexo, asaltándole inmisericorde mientras este se abria ante mis dedos.

Ella se dejaba hacer como una enorme muñeca sin alma. Sólo se le escapó un gemido cuando tras tumbarla sobre el somier arrojé los pantalones a un lado y de un solo y lento movimiento embestí sus carnes, mi endurecido mienbro se abrió paso a traves de sus prietos labios, hasta que nuestros vientres fueron uno.

Su casi falta de respuesta me envaró y la alcé desde la cintura para ver sus ojos claramente mientras mi cintura con vida propia penetraba su cuerpo.

-¿Es que no soy lo suficiente bueno? ¿Es que quieres más? -le grité entrecortado mientras la penetraba con furia-. No voy a parar hasta oírte gritar -le anuncié llevando mis dedos a la profundidad de su baja espalda, abriendo sus nalgas solo para mí. .

Cuando mis músculos, no acostumbrados a la posición, me exigieron un cambio, la alcé y la deposité contra la pared de espaldas a mí. Mis manos agarraron sus pechos y tomé entre mis dedos las pepitas de sus pezones para retorcerlos al baiben mientras desesperado la penetraba sin compasión entre sus nalgas, que se abrieron ante la corona de mi pubis y devoró mi miembro en su interior.

Finalmente, como si fuera el final de una maratón, donde arrancamos las últimas energías para atravesar la meta,culminé en un tembloroso orgasmo, las sobrecargadas piernas me fallaron y caí sobre ella rendido, destrozado tanto en el alma como en el cuerpo me sentía incapaz de pensar, de razonar... no era nada. Mi rostro quedó entre sus pechos y mi ser volvió a llenarse de su esencia mientras el cansancio tomaba control sobre lo que quedaba mí.

Casi no me sorprendí cuando alzó las manos, tomó la manta y nos cubrió a ambos antes de alzar mi rostro y besarme con una sonrisa.

No recuerdo nada más, aunque haya pasado desde aquel día infinidad de noches tratando de recordar cada detalle, cada caricia, cada aroma de esa noche. Cuando desperté ya se había ido, comprendí con claridad que jamás volvería a verla, habíamos jugado nuestros papeles y la función terminado, ya se había bajado el telón.

Sé que un dia volveré a cruzarme con su mirada, de la mano del maestro del juego, del que la ató y decidió las reglas, del que me eligió a mí para ser un mero actor secundario en juego más grande, donde yo jamás tuve elección ni decisión. Por que ella decidió participar, porque yo siento tanta envidia de su maestro, porque desde entonces sueño con su collar, no hay respuestas en mis recuerdos, sólo su rostro y el aroma de su piel marcado con un grueso collar.
Avatar de Usuario
Muad_did
 
Ubicación: Gran Canaria
Rol: Curioso/a
Sexo: Hombre

Re: Ella callaba

Notapor Ecero » Mar Dic 29, 2015 9:03 pm

interesante :)
Avatar de Usuario
Ecero
 
Rol: Dominante
Sexo: Hombre


Volver a Relatos

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados