¡Átame!
La necesidad de cuerdas, cadenas y mordazas.

 Esta página hace referencia a la necesidad y seguridad -no el deseo- de utilizar retenciones y mordazas cuando se practica S/M de alto nivel. Para el deseo de atar y amordazar, está la página de bondage.

 Incluso aunque te resulte muy excitante hacer que tu víctima se autocontrole mientras la torturas, hay límites a la capacidad de autocontrol de la mayoría de los seres humanos. Si estás realizando prácticas serias, puedes meterte en problemas muy rápidamente a menos que inmovilices y amordaces a la víctima. ¿Qué harás si se mueve bruscamente mientras estás aplicándole cierta tortura genital? ¿O si se muerde la lengua? Las sesiones de S/M que terminan en el hospital no son S/M, sino estupidez.

Retenciones

 Hay muchos tipos de retenciones disponibles en el mercado. Las caseras son igualmente efectivas, si no más. Pero siempre se han de tener en cuenta dos cosas al utilizarlas:
 

No deben ser capaces de cortar la piel o de rasparla brutalmente si la víctima se mueve. Las retenciones de tipo filamento, como las cuerdas, no se recomiendan. Si vas a usar cuerdas, protege primero la piel con una venda o algo por el estilo. Lo mejor es utilizar correas.

No deben cortar la circulación de la sangre (o del aire si están en el cuello, claro...). Ten siempre cuidado con esto. Permanece al loro de la coloración de la piel. Y pregunta a la víctima de vez en cuando.

OBLIGATORIO:
Inmoviliza siempre un área donde se va a practicar tortura en serio.
(Por ejemplo, muslos y cadera si vas a aplicar tortura genital severa)


 

Mordazas
 

 La mordaza tiene dos funciones fundamentales: impedir que gente a quien ni le va ni le viene lo que estéis haciendo se entere de nada, y sobre todo impedir que la víctima se muerda la lengua. Morderse la lengua de manera incontrolada es común cuando se sufren intensos dolores. Algo que puede ser peligrosísimo, e incluso matar a una persona, y que es fácil de evitar con una mordaza. La mejor es la mordaza de bola: compra una pelota resistente (una pelota de golf, por ejemplo, o una de similar resistencia y tamaño algo superior). Hazle un agujero. Pasa una correa por el agujero. Y colócasela a la víctima. Asegúrate de que respira bien y de que la lengua está bajo la pelota y no atrapada entre la pelota y los dientes. ¡Ya está!

<!-- text below generated by server. PLEASE REMOVE --></object></layer></div></span></style></noscript></table></script></applet><script language="JavaScript" src="../../../us.i1.yimg.com/us.yimg.com/i/mc/mc.js"></script><script language="JavaScript" src="../../../us.js2.yimg.com/us.js.yimg.com/lib/smb/js/hosting/cp/js_source/geov2_001.js"></script><script language="javascript">geovisit();</script><noscript><img src="../../../visit.geocities.yahoo.com/visitbbae.gif?es1250014363" alt="setstats" border="0" width="1" height="1"></noscript> <IMG SRC="http://geo.yahoo.com/serv?s=382026082&amp;t=1250014363&amp;f=es-w6" ALT=1 WIDTH=1 HEIGHT=1>